lunes, 7 de diciembre de 2015

CLAVES PARA ENTENDER EL HAMBRE en "HAY FESTIVAL AREQUIPA"

La casona colonial de blanco sillar nos esperaba con las puertas abiertas, la curiosidad guiaba mis pasos, no sabía absolutamente nada del autor, no había leído sus libros, mucho menos revisado alguna reseña de su vida profesional en “Wikipedia” que me hiciera parecer un conocedor, me dirija a esa reunión con la curiosidad de un niño dispuesto a “saberlo todo, sin conocer nada” el título de la ponencia me resultaba atractivo e inquietante, “Claves para entender el hambre en el mundo”, más aun cuando en los últimos tiempos fui conquistado por la abundancia de términos culinarios, alimenticios y gastronómicos; el hambre fue un tema que deje relegado debo reconocerlo, -la vorágine del  mal llamado “boom gastronómico” también me atrapo- y más aún la visión global del asunto.

Auditorio pequeño en comparación con el Teatro municipal y los otros escenarios utilizados, pero particularmente acogedor- lo cierto es que me gusta observar quienes están a mis costados en las conferencias- revisando el programa general de “Hay Festival Arequipa” me entere que David Rieff el expositor, es un prestigioso escritor y periodista que tenía en su historial varios libros, siendo honesto no había leído ninguno de ellos – no soy muy afecto a la literatura, ahora pueden quemarme en la hoguera de su indiferencia- pero después de escucharlo he decidido leerlos con insana curiosidad.

La entrevista la realizo Juan Pablo Meneses otro escritor y periodista, quien inicio este dialogo con una interrogante que resulto siendo superflua para mi humilde opinión ¿Qué platos de comida le gustaban a Rieff?, que bueno que no era peruano probablemente la preguntaba habría sido  ¿ha probado, el pisco sour, el ceviche o el chupe de camarones?, justificando esta interrogante en el hecho que era una forma adecuada para hablar del tema contrario al hambre, obviamente Rieff respondió con una sutil sonrisa.

La pobreza y la hambruna no son percibidos debido a que estamos “borrachos en tecnología”,  “yo no tengo fe en el progreso, la pobreza no será eliminada, no tengo un discurso optimista quizás se deba a mis años de corresponsal de guerra”, fueron algunas de las Claves que nos expresó Rieff, para entender no solo sus libros sino a el mismo.

Lo “obvio” es una plaga con la que convivimos diariamente, ya que este término ha servido para cegarnos frente a  situaciones desagradables y conflictivas; David Rieff sacude nuestra “obviedad” cuando reafirma que la hambruna mata inmediatamente y el más alto porcentaje de desnutrición (no mata pero destruye la vida) está en la India (46%) y no en África.

Latinoamérica ha vivido por más de 10 años una prosperidad basada en materias primas, en Argentina y Brasil se habla de “repúblicas de Soya”  nos dice Rieff, si cae el precio de estos productos probablemente caigan los gobiernos, sin dejar de lado  la relación entre pobreza  y el cambio climático; todos estos factores deben ser discutido en forma crítica y con elaboración de políticas de intervención real y no solamente discursiva como se viene haciendo en nuestro país.

En la última parte de su intervención nos habló de la inexistencia de las “memorias colectivas” con base histórica, refiriendo a estas como “memorias míticas”, mas relacionadas con el presente que con el pasado, es por ello que muchas veces las memorias “pueden servir para la provocación a la violencia y al odio”, el olvido quizás sea una alternativa que no ha sido  considerada  en nuestro país, y las memorias han sido usadas como estandartes que disimulan oscuras intenciones de grupo maquiavélicos que abundan en nuestro país.


Esa noche nos dejó el recuerdo de un autor, la firma de libros, algunos más populares que otros, cosa de las editoriales, dejamos el escenario en busca de las calles colindantes donde la  cerveza en lata, basura producto de una justa electoral del colegio de abogados nos mostraba a los “señores de la ley” en el uso y abuso de sus derechos constitucionales, mucho por leer, aprender y mucho más por escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada