sábado, 7 de enero de 2017

LAS MUJERES DEL MERCADO SAN CAMILO Y EL HILO DE SANCHEZ CERRO

Las mujeres del mercado San Camilo han dejado crónicas en la historia de Arequipa, algunas acompañando a la extremadamente católica María Nieves y Bustamante, otras secuestrando al santo de su predilección en  defensa de su fe, faltarían paginas para enumerar las intervenciones de estas mujeres del mandil y la sonrisa, de la honestidad y la vida.

Muchas veces una sátira oculta, una verdad que se maquilla para no ser perseguida por la autoridad y el cierre de un periódico o medio de comunicación,  en una etapa de inestabilidad política como fue el lejano 1931  se publicó en el semanario dominical “El Clarin”  un suceso que describe al carácter de la mujer de la plaza de abastos y la probable actitud del político Sánchez Cerro al enfrentar y tratar de ganar su simpatía.

“Don Magnolio Sánchez Cerro, bien perfumado, manicurado, y maquillado, vio su reloj: Son las 6-se dijo- Buena hora para ir al mercado”.

Al cabo de 15 minutos Don Magnolio ingresaba al mercado San Camilo entre los gritos de una multitud de mujeres rabiosas de entusiasmo.

¡Que viva Sánchez Cerro! Gritaba Doña Entropina.
¡Que viva! Contestaban todos.
“Quien no viva a Sánchez Cerro que me bese el tracero” gritaban otras, ebrias de Sanchizmo y listas para arremeter a quien no se aunara a semejante manifestación de simpatía.

Don Magnolio no hallaba que hacer. Hablaba a una a otras, agradecia, estrechaba manos, hacia venias, suspiraba, en fin el hombre estaba pedido entre aquellas mujeronas, que hubieran querido hacerlo picadillo y banqueteárselo.
Derrepente se oyo una voz de soprano ¡Que hable nuestro papacito Sanchez Cerro!


¡Que hable! ¡Que hable! Repitieron 500 y mas voces, al unisono.

Magnolio Sanchez Cerro que había preparado discurso, se vio en aprietos. Y como las voces arreciaban, no tuvo mas que dar un salto sobre la mesa de una carnicera.

Todos quedaron en silencio. Fue un silencio de tumba, donde no se oia ni el vuelo de una mosca. Magnolio se vino a improvisar, y con voz torrentosa y clara, empezó:

¡DignaTodos hijas del Perú!
Hubo una pausa. Todos esperaban que siguiera, pero Sanchez Cerro ni resollaba. Miraba al techo sin pestañar. La multitud medio que  ya empezaba a moverse.
Magnolio se dio cuenta del peligro y no tuvo más que confesarles su situación.

“Dispensadme les dijo: He tenido la desgracia del perder el hilo del discurso”. Y se bajó de la mesa. 

La multitud que no sabía que responder, se sobresaltó de repente ante la potente y bronca voz de doña Eustaquia que cuchillo en mano, les gritaba desde el centro de la puerta “que da a la calle “Alto de la Luna”.

-¡Ladronas! ¡Malagradecidas! Hijas de perra! ¡De aquí nadie sale hasta que no le devuelvan el hilo al señor Sánchez Cerro!.” (Charles)





Cuando vayas al mercado San Camilo no olvides que son mujeres de armas tomar defensoras de la honestidad y la libertad... ¡¡sino nadie sale!!

1 comentario: